Zurekin goaz

2018/08/06
Es nuestro eslogan y a la vez nuestro compromiso. A partir de septiembre se celebran elecciones sindicales en muchos centros de trabajo para renovar representantes. ELA se presenta a estas elecciones, así lo creemos, con la credibilidad que da el trabajo realizado. A pesar de que los tiempos no son fáciles para el sindicalismo, ELA ha dado la cara defendiendo los derechos laborales y sociales. Hemos hecho lo que debe hacer un sindicato.

ELA es responsable de incorporar en la negociación colectiva contenidos que no formarían parte de la misma sin nuestra presencia. Basta mirar a otros lugares. Las cláusulas anti-reforma que garantizan la aplicación de los convenios, no aceptar retrocesos en los convenios, incrementos salariales por encima del IPC, acuerdos contra la precariedad… Detrás de todo eso está ELA.

Sí, son muchos los centros de trabajo donde la lucha contra la precariedad ha sido real; donde ELA y sus representantes éramos conscientes de que reivindicar aumentos salariales tomando como referencia el IPC condenaba durante muchos años a la miseria salarial a compañeras y compañeros. Por eso, ELA ha reivindicado y logrado incrementos del 8%, del 15%, del 20% y hasta del 40%. A otros sindicatos esos contenidos ni se les pasan por la cabeza.

ELA ha protagonizado luchas en sectores para regular el derecho a la subrogación laboral, la ultraactividad o limitar la explotación que supone la externalización.

Y, por supuesto, debemos destacar las luchas que tienen cara de mujer, donde ELA ha sido el protagonista principal. Un protagonismo que une lo mejor del sindicalismo con la lucha feminista. Un salto organizativo que empodera a las mujeres en las luchas en sectores feminizados; sectores que son precarios, precisamente, porque fueron concebidos para que trabajaran mujeres como una continuidad de los trabajos de cuidados. Luchas reales con logros importantes.

Asimismo, ELA ha estado presente en luchas sindicales y sociales para defender la igualdad de las personas inmigrantes.

ELA, en estos cuatro años, ha dado valor a la reivindicación del Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social. Lo hemos hecho por igual cuando nos oponemos a la estatalización de la negociación colectiva o cuando defendemos prestaciones sociales dignas con carácter universal.

ELA también ha estado en primera fila en la lucha contra los recortes sociales. Estamos ahí porque las preocupaciones de los y las trabajadoras no terminan en la empresa. Nos preocupa la sanidad, la educación, la dependencia, la vivienda… Nos preocupan la fiscalidad y la política presupuestaria.

Dicho todo eso, la posición del sindicato tiene una base previa determinante: vosotras y vosotros, delegadas y delegados de ELA.

A más representación de ELA, más difícil lo tiene la patronal para hacer un uso abusivo de las reformas. A más representación de ELA, más fuerza social para revertir los recortes y trabajar por la justicia social. A más representación de ELA, mejor correlación de fuerzas para defender un soberanismo social.

Os animo a trabajar bien las elecciones sindicales, para hacer más grande y mas fuerte el sindicato. Para seguir comprometidos con las personas más débiles, tengan o no empleo; con la justicia y con la soberanía social y política de nuestro pueblo. Una representación sindical consciente de que forma parte de un proyecto que no acepta subordinación alguna respecto del poder económico, de los gobiernos y de los partidos. Eso es ELA.

Por todo eso… hay que votar y pedir que se vote a ELA.