Exigir empleos dignos y justicia social no es maximalismo

01/05/2016
Miles de personas –más de 8.000– han secundado los actos del Primero de Mayo organizados por ELA en Iruñea y Bilbao. Bajo el lema ‘Gehiago balio dugu. Con reformas y convenios estatales más precariedad y pobreza’, ELA ha denunciado que las reformas y los convenios estatales solo suponen más precariedad y más pobreza.

Las y los trabajadores que están protagonizando estos días diferentes luchas sindicales –Residencias de Bizkaia, carreteras de Gipuzkoa, TMB Arraiz, Arcelor Mittal, EATON, Defontaine, Limpiezas Villar, limpieza viaria de Trapagarán, Bizkaibus...– han sido los protagonistas de los actos organizados en Iruñea y en Bilbao. Trabajadores y trabajadoras todas ellas que actualmente se encuentran en huelga o en pleno proceso de lucha y movilización por sus derechos.

En Bilbao a las 11:45 se ha celebrado un acto en el que ha intervenido el secretario general, Adolfo Muñoz. Pese a reconocer la dificultad y dureza de la actual coyuntura, Muñoz ha querido trasladar un mensaje de optimismo. En ELA queremos mandar un mensaje de confianza en nosotros y nosotras mismos: debemos transformar el hastío y la rabia que provocan las injusticias en poder, en organización. Es la conclusión más importante que debe extraer el movimiento sindical. "Por eso damos valor al sindicato como instrumento de contrapoder frente a gobiernos y patronal. Vamos a trabajar para organizar a la gente más débil. Y vamos a luchar. Si nos organizamos, podemos. Para un sindicalismo que opta por el contrapoder la principal tarea es organizativa”.

Por todo esto, Muñoz ha querido poner en valor el trabajo que hace nuestro sindicato. “Estamos orgullosos y orgullosas del papel que ELA desempeña en la sociedad vasca. Nuestra militancia está orgullosa del trabajo sindical, social y de las posiciones políticas que ELA defiende. Orgullosos de ganarnos a pulso la autonomía respecto al poder económico y político. Orgullosos de que sean los afiliados y afiliadas quienes financian el sindicato. Es la única garantía, la autonomía financiera y política, para que nadie desde fuera decida por nosotros y nosotras”.

La autonomía –ha concluido– de ELA les pone nerviosos; no les gusta. El poder económico y político está acostumbrado a relacionarse con organizaciones cautivas, hipotecadas… sin libertad. Esas hipotecas dan lugar a las relaciones clientelares y pervierten el funcionamiento de la democracia. Con ELA eso no vale”.

Muñoz ha insistido en que los ajustes y las reformas no han terminado."Desde el poder económico se insiste en que hay que hacer más reformas estructurales (laboral y de pensiones) y en acelerar los recortes para cumplir el déficit (por más de 20.000 millones de €). Los mismos que impusieron la caída salarial dicen ahora que, con los bajos salarios que proliferan, no se pueden financiar las pensiones y que, precisamente por eso, es necesario hacer otra reforma de pensiones".

El secretario general de ELA ha acusado al Gobierno Vasco y a Confebask de compartir un modelo de sociedad antisocial. En su opinión, comparten "un modelo de sociedad en el que la apuesta estructural es el empleo precario, la desprotección social y el debilitamiento de los sindicatos. Comparten que hay que destruir derechos laborales y sociales y que debe impedirse que la gente débil, la clase trabajadora, se organice".

Por su parte, en Iruñea ha sido Mitxel Lakuntza –coordinador de ELA en este herrialde– el encargado de transmitir el mensaje de ELA. “Este Primero de Mayo viene en un contexto muy especial para ELA. No podemos obviar el momento político que vive Navarra, ni tampoco podemos obviar el papel que está jugando nuestro sindicato para lograr que la política social sea una prioridad del gobierno. Es necesario marcar presencia y seguir ocupando la calle, también en este Primero de Mayo”.

Un trabajo, el de nuestro sindicato, que está dando sus frutos en Navarra. “Por primera vez en nuestra historia hemos superado el 22% de representación en este herrialde. Estamos en nuestro techo histórico en elecciones sindicales. Además, estamos teniendo unos muy buenos resultados en afiliación. Todo esto nos da la posibilidad de reforzar el trabajo organizativo y seguir creciendo”.

El Primero de Mayo no es solo un día de lucha y reivindicación, es también un día de fiesta. Un día para salir a la calle y festejar el orgullo de pertenencia a la clase trabajadora. Por eso, tras las manifestaciones celebradas en Bilbao e Iruñea se han organizado sendas comidas populares en el Arenal y en las instalaciones del colegio Bernart Etxepare.

Declaraciones de Adolfo Muñoz